Tienen tres capas:

  • La primera, la que está en contacto con la piel, es de algodón, esponjoso en su parte interior para evitar irritaciones, y con una gran capacidad de filtración de bacterias y microbios.
  • La segunda es de polipropileno, el tejido más usado hoy en día para la fabricación de mascarillas, con una estructura específica de micro filtración y con un sistema de membrana “water repellent”.
  • Y la tercera es de poliéster para una sublimación de alta calidad.

Las mascarillas de OTSO son reutilizables, se pueden y se tienen que lavar siguiendo las instrucciones que hay en la etiqueta interior, y no tienen fecha de caducidad. Es muy recomendable lavarlas también antes de su primer uso.