No ha podido ser. No ha habido clasificación matemática para el Top16 hoy aunque la derrota del Lietkabelis en Amberes lo deja todo muy bien para seguir adelante en Europa. Pero hoy, al final el MoraBanc no ha podido derrotar al Lokomotiv Kuban Krasnodar y ha acabado cediendo por 100-106 en un partido que ha sido un regalo para los espectadores. Ambos equipos han encontrado muchas maneras de hacerse daño y se lo han hecho, la prueba son los 206 puntos anotados sin prórrogas. Pero el partido ha sido una Lokura, no exactamente una locura, sino una Lokura por qué los rusos han conseguido jugar el partido que querían jugar. Muchas posesiones, juego frenético y cruce de espadas permanente. El MoraBanc sólido y granítico de los últimos partidos ha dejado paso hoy a un equipo que ha aceptado el reto de jugar a ver quién quedaba de pie con uno de los conjuntos más ofensivos de Europa y sólo ha sucumbido porqué los visitantes han encontrado siempre activadas sus fuentes de talento. Kuzminskas, Crawford o Cummings han demostrado porque ganan lo que ganan. La lectura positiva, desde el punto de vista tricolor, es que el equipo ha sabido jugar un partido que representaba un desafío de este estilo y ha sido capaz de llevar el límite al rival. Haberlo hecho, en cierto modo, confirma que las sospechas sobre el margen de mejora del equipo están totalmente fundamentadas.

El partido ha comenzado a toda pastilla. Lo único que ha pasado al inicio es que el MoraBanc las metía todas de tres y ha llegado a tener un 27-19 que podía hacer pensar que los rusos podían tambalearse. Nada de nada. Leyendo bien las ventajas en ataque, tomando grandes decisiones individuales y cerrando mejor el perímetro, el Lokomotiv ha invertido la tendencia y en el segundo cuarto ya se ha puesto a mandar. Con lo que igual no contaban los hombres de Pashutin es que cada vez que se giraban tenían el MoraBanc saludando a muy poca distancia. La capacidad de los tricolores para creer que podían ganar a pesar de las muchas canastas de mérito recibidas ha sido absolutamente admirable. Por momentos emocionante. El problema es que casi siempre después de un par de acciones positivas locales y cuando el marcador se ajustaba llegaba una demostración visitante. Y sin embargo, lejos de frustrarse el partido se ha llevado hasta casi los últimos instantes con todo abierto. La evolución del marcador lo deja bien claro- 32-26, 54-56,81-84 y 100-106. Una maravilla de partido que el MoraBanc no ha podido ganar, hoy los de Ibon Navarro no han perdido. Los han ganado. El mejor jugador tricolor hoy ha sido Oriol Paulí que valoró 18 con 13 puntos, 3 rebotes y 2 asistencias. Excelente Tunde con 10 puntos y 10 rebotes. Y en el apartado anotador Palsson ha hecho 21 puntos y ha sido muy acertado de tres. Hannah ha hecho 18 puntos. El MoraBanc podrá descansar bien poco. Mañana entrenamiento y viernes partido muy importante en la liga contra Casademont Zaragoza con yelmo duda de cómo puede afectar a las piernas el gran esfuerzo de hoy.