Ya tocaba. Algún día el esfuerzo admirable de este grupo desde hacía semanas debía tener premio en alguno de estos duelos contra equipos importantes que últimamente se habían escapado en circunstancias similares. El MoraBanc Andorra ha ganado hoy por 71-74 en la pista del Mornar Bar de Montenegro en un partido que los de Ibon Navarro han ganado por planteamiento, por defensa, para constancia y, todo hay que decirlo, porque en la recta final han tenido el punto de acierto y luz que otros días ha faltado. El partido no ha diferido mucho de otros que han entrado en el último cuarto con todo por decidir pero debe tener mucho que ver en el hecho de que hoy se haya ganado que ahora cuando Ibon Navarro mira al banquillo para ver cuánta madera tiene por quemar se encuentra la despensa llena. E incluso le sobra por qué hoy ha quedado fuera de la convocatoria un hombre como Bandja Sy. El MoraBanc ha mantenido un nivel elevadísimo de compromiso en todo momento ante un equipo local preparado para el reto físico y que cuenta con jugadores de mucho talento como Whitehead, Pullen o Gabriel. Y cuando ya se entraba en el momento de los valientes el MoraBanc ha dibujado una línea en el suelo y no ha dejado pasar los montenegrinos. Ha sido, un día más, muy destacable la capacidad de los tricolores para aceptar e incluso promover un nivel físico muy alto.

El partido de hoy tenía peligro porque una derrota no dejaba fuera a los tricolores matemáticamente pero les obligaba a ir la próxima semana a Gran Canaria prácticamente con la obligación de ganar. Esta presión ahora pasa a los canarios que hoy han perdido en Kazan a pesar de hacer un buen partido (73-62). Y el MoraBanc ha ganado hoy construyendo a partir de sus virtudes y no desesperándose en los factores del juego a mejorar. Los de Ibon Navarro han conquistado la pista del Mornar con un 5-22 en triples. Y tiene mérito porque muchos de estos tiros representaban opciones reales de dar la vuelta o de marcar tendencia en el marcador y lejos de frustrarse el MoraBanc ha sido capaz siempre de centrarse en la siguiente acción defensiva. Incluso se puede decir que ha habido momentos en que pareció que el equipo disfrutaba defendiendo. El primer cuarto ha acabado 18-12 y al descanso las cosas estaban 39-38. Pero esta situación de ver de cerca el rival ya se había producido en partidos anteriores que se han terminado escapando. Hoy las cosas han ido diferente. En la recta final del tercer cuarto la exuberancia física tricolor se ha apoderado de la escena y al final las cosas estaban 57-59. Había que rematar. Y lo cierto es que no se ha rematado del todo. Tirando de talento y oficio, el Mornar se ha puesto 69-65 y 71-67 ya en la recta final. Se podría decir que los locales sentían que tenían algo más para atar la victoria. Y aquí es cuando ha llegado, en la mejor tradición de las carreras de 1500 de atletismo, el último cambio con remontada que el rival no espera. Tyson con 10 rebotes y una presencia imponente, Paulí en modo MVP (20) con 7 puntos, 4 asistencias y 10 rebotes, Parakhouski con 12 puntos y 7 rebotes y Hannah con 16 puntos serían los nombres propios de una estadística que vuelve a dejar un detalle muy interesante. Al igual que el pasado domingo el MoraBanc ha ganado muy ajustadamente pero ha jugado mucho mejor que su rival. Al igual que contra Bilbao. Hoy la valoración de los dos equipos ha terminado 65-83. Este es el camino, seguro. Siguiente parada Madid, el Wizink, el Real Madrid. MaiPor.