Las derrotas duelen siempre pero cuando tienes dos de seguidas en menos de 48 horas, y en partidos donde había mucho deseo de ganar, es como cuando los boxeadores reciben dos golpes duros en poco tiempo y quedan groggy. El MoraBanc hoy ha perdido 83-98 con el Casademont Zaragoza en la Bombonera en otro partido jugado a muchos puntos que se ha escapado como el del miércoles contra Lokomotiv. Quizás esta es la lectura sólida y tangible que se puede obtener de los últimos dos partidos. El MoraBanc que había asomado en los puestos de privilegio hace pocos días, es un equipo que defiende más duro que nadie, que hace los partidos largos y que tiene plena confianza en este método para sacar el partido adelante. Los dos últimos partidos han sido totalmente opuestos a esta idea y ha predominado el juego alegre y de ataque con mucho intercambio de golpes en los primeros compases. Incluso con cierto dominio tricolor pero en el momento de definir la tendencia tanto Lokomotiv como Zaragoza han mostrado estar más cómodos para trabajar el triunfo en estas situaciones. Pero los hombres de Ibon Navarro tienen poco tiempo para lamentarse, de hecho no tienen. Mañana a las 09h30 de la mañana salen hacia Donosti donde el domingo tienen otro partido de liga visitando al Acusa GBC. Las malas noticias esta noche no terminan con la derrota, los tobillos de Malick Dime y Jeremy Senglin han dado un buen susto y se han perdido casi todo el partido. El alcance de sus lesiones se desconoce. Hoy el partido comenzó a un ritmo trepidante. Los dos equipos encontraban muchas maneras de hacerse daño especialmente desde el perímetro. El estilete visitante era Dylan Ennis, que ha acabado con 22 puntos, y por parte tricolor Oriol Paulí, que ha valorado 19 con 15 puntos y 5 asistencias y David Jelínek con 20 puntos. El MoraBanc ha llegado a dominar por 6, 31-25. Y justo en ese momento la estrategia del Zaragoza ha girado empezando a minar paulatinamente el juego interior local. Thompson y Hilnasson han destrozado como auténticos martillos la zona tricolor que ha notado en falta, y mucho, la agresividad de Tyson y la intimidación de Dime. La recta final del segundo cuarto ha marcado el partido. Todo ha sido redondo para los de Sergio Hernández, que se han ido 46-55 al descanso. En el segundo tiempo, el intento de subir la dureza por parte del MoraBanc ha derivado en muchas faltas señaladas y no ha habido sensación real de poder inquietar al equipo de Sergio Hernández. El Zaragoza se sabía que venía herido y se sabía que era un león, animal simbólico en la ciudad, y lo ha demostrado consiguiendo una victoria merecida y convincente. Mañana las muchas horas de bus deberán servir de bálsamo para los hombres de Ibon Navarro. Todo está abierto y todo es posible para el equipo en la lucha por volver a ser protagonistas esta temporada en todas las competiciones.

Hoy el partido comenzó a un ritmo trepidante. Los dos equipos encontraban muchas maneras de hacerse daño especialmente desde el perímetro. El estilete visitante era Dylan Ennis, que ha acabado con 22 puntos, y por parte tricolor Oriol Paulí, que ha valorado 19 con 15 puntos y 5 asistencias y David Jelínek con 20 puntos. El MoraBanc ha llegado a dominar por 6, 31-25. Y justo en ese momento la estrategia del Zaragoza ha girado empezando a minar paulatinamente el juego interior local. Thompson y Hilnasson han destrozado como auténticos martillos la zona tricolor que ha notado en falta, y mucho, la agresividad de Tyson y la intimidación de Dime. La recta final del segundo cuarto ha marcado el partido. Todo ha sido redondo para los de Sergio Hernández, que se han ido 46-55 al descanso. En el segundo tiempo, el intento de subir la dureza por parte del MoraBanc ha derivado en muchas faltas señaladas y no ha habido sensación real de poder inquietar al equipo de Sergio Hernández. El Zaragoza se sabía que venía herido y se sabía que era un león, animal simbólico en la ciudad, y lo ha demostrado consiguiendo una victoria merecida y convincente. Mañana las muchas horas de bus deberán servir de bálsamo para los hombres de Ibon Navarro. Todo está abierto y todo es posible para el equipo en la lucha por volver a ser protagonistas esta temporada en todas las competiciones.