91-75. Al Madrid. Y con esto no haría falta escribir mucho más. Da i gual cuando se lea, una victoria por 16 puntos de diferencia contra el equipo hegemónico del baloncesto español a día de hoy es un día histórico para el club y por sus aficionados. Pero es que además, la victoria ha sido incontestable. Se puede hablar, por atrevido que parezca, que el Morabanc le ha dado un buen repaso a los blancos. Dicho esto con el máximo respeto por el rival que es la referencia actual pero, sin necesidad de frotarse los ojos, ha sido como ha ido el partido. Y aún hay más elementos a comentar. Hoy no ha podido jugar por lesión Dejan Todorovic y esta baja se añade a las de Moussa y Musli. Y en este contexto se ha producido la exhibición de esta tarde en la Fuente de San Luis. Pero el preámbulo de la crónica debe alargarse un poco más todavía. Hoy el equipo ha jugado con una camiseta que homenajea los pioneros del club. Una camiseta preciosa que ya quedará ligada para siempre a una tarde mágica en Valencia. Y por último, y para completar un preámbulo que será más largo que la crónica, esta sensacional victoria deja al MoraBanc con opciones reales y bien tangibles de jugar las semifinales y luchar por el título de la Liga Endesa. Pasan por ganar el viernes el Burgos y que el Valencia gane los dos partidos que le quedan. Imposible no es y, como siempre con los objetivos de esta envergadura, hay que quererlo para conseguirlo.

Yendo al partido los de Ibon Navarro no han dedicado ni un solo instante a pensar que tenían delante ni en qué jugadores faltaban. Ritmo, intensidad, energía, atrevimiento, verticalidad y acierto, siempre necesario para poder cerrar una hazaña así. La idea era molestar el Madrid lo posible en los dos lados de la pista. Obligarlos a defender para jugar valientes y obstaculizar el máximo posible su arsenal de talento. Fácil de decir, mucho más que de hacer. Pero así ha ido el partido desde el primer minuto y hasta el último. Los parciales, como el algodón, no engañan. 9-8, 19-12, 31-20, 42-30, 54-45, 71-58, 83-65 y el final 91-74. Los jugadores se han ido relevante en la asunción de responsabilidades y todos han sumado. Algunos mucho, para ser justos. Clevin Hannah ha sido absolutamente magistral con 23 puntos. Tyson ha valorado 19 con 8 puntos y 7 rebotes, Massena repartió 5 asistencias, Sy valoró 11 con 7 puntos y 6 rebotes. La lista abarca todo el equipo para que todos los participantes han sido a altísimo nivel. Guille Colom, por poner un ejemplo, anotó 8 puntos y valoró 10. Ha habido un momento en la rectra final del partido en que la sensación era que el Real Madrid reaccionaría con su furia competitiva habitual pero no ha sido así. El marcador indicaba 20 puntos (20!) Entre los dos equipos que al final han sido 15 en una victoria que se recordará para siempre pero que ahora apenas, desde dentro del equipo se enfoca como un paso más hacia las semifinales. Viernes a las 15h30 contra San Pablo Burgos el equipo jugará un partido con mucho en juego, con todo el juego.