Preparados para el reto. Mentalizados de la dificultad de la empresa e ilusionados con la posibilidad de hacer historia. Así afrontan los jugadores del MoraBanc Andorra las últimas horas en casa antes de partir mañana de viaje hacia Málaga para disputar la tercera Copa del Rey de la historia del club. El MoraBanc enfrentará el viernes a las 19h con el Iberostar Tenerife en los cuartos de final de la competición. A continuación el viernes enfrentarán el Casademont Zaragoza y Unicaja de Málaga. Jueves abrirán el fuego los dos primeros cuartos que tienen como protagonistas Fc Barcelona y el Valencia y el Real Madrid y el Bilbao. Hoy los jugadores han tenido una tarde larga con sesión intensa de entrenamiento, Media Day y la visita para acabar de varios jugadores de la base de que han querido acercarse a sus ídolos para desearles suerte. Sonrisas, proximidad y objetivo común entre grandes y pequeños: Hacer mucho ruido en la Copa. «Nosotros vamos con mucha ambición y con mucha hambre en Málaga» afirma Guille Colom, que añade que «no será fácil porque Tenerife está jugando muy bien». Tyson Pérez espera «un partido bonito que podremos competir». Moussa Diagne cree que se debe «seguir soñando para derrotar a un rival que todo el mundo dice que será muy difícil y además hacerlo en una pista en la que no hemos ganado». Nacho Llovet afirma que «en una Copa del Rey no puedes encontrar ningún rival fácil y sabemos que jugamos contra un equipo que está en un gran momento». Todorovic ha sido concluirá afirmando que «tenemos respeto pero no tenemos miedo a nadie como venimos demostrando toda la temporada». Musli, por su parte expuso que «estamos en un buen estado de forma para afrontar este debate».