Esto en el deporte pasa muy a menudo. El MoraBanc Andorra venía a Valencia mermado pero con licencia para soñar porque es uno de los participantes en un torneo de sólo dos semanas que definirá el campeón de liga. Dos derrotas, ambas por 16 puntos de diferencia, hicieron que el sueño se empezara a ver borroso por la fuerza de la razón. Después de derrotar al Real Madrid por 91-75 ayer en un partido que ya es historia del club, el sueño de luchar por el título se vuelve a ver enfocado. Tanto o más que antes de venir a Valencia. Queda un partido, mañana contra el San Pablo Burgos a las 15h30 (Tv en directo por Movistar Deportes, Canal 213 de la fibra Andorra Telecom) y si el MoraBanc Andorra gana estará en las semifinales si el Valencia basket gana Herbalife Gran Canaria. Y lo cierto es que los dos partidos son a vida o muerte para los cuatro equipos implicados. Los tricolores y Burgos saben que si pierden se van a casa. Y si ganan tienen que esperar. En el caso de Gran Canaria una victoria los clasifica también y por el Valencia ganó no sólo é sanar a semis si no hacerlo de primeros de grupo y evitar el Barça en semifinales. En Valencia perder significa depender del Madrid, que podría aprovechar la derrota naranja para clasificarse si gana el Casademont Zaragoza. En definitiva, un maravilloso lío para la última jornada del grupo B en la que está claro que pensando en tricolor, no hay versión buena que no pase por ganar el partido.

«No hay que sobrecargar de información los jugadores para el partido de mañana, tenemos que jugar nuestro juego como hemos hecho los últimos dos partidos pensando que en los dos primeros partidos ofrecimos una imagen que no es nuestra» afirmó hoy el entrenador Paco Vázquez, que ha añadido que «el Burgos es un rival que juega con mucha alegría, que está haciendo un gran juego y sabemos que tendremos un partido muy difícil». El técnico ayudante afirma que «haremos lo posible para intentar ganar y estar en semifinales, estoy seguro de que ellos también lo harán de la misma manera». Para Vázquez «tenemos que jugar con la misma actitud de los últimos dos partidos». Para Nacho Llovet el desgaste de la competición existe pero «tenemos que hacer un esfuerzo extra para este objetivo que todos tenemos de poder jugar semifinales que sería muy importante y lo sabemos». Para el pívot catalán la clave de los últimos dos partidos «ha sido al estar muy concentrados y muy metidos, en los dos primeros partidos además nos faltó acierto». Llovet estima que «para jugar el baloncesto que queremos tenemos que estar concentrados en defensa». Dejan Todorovic no está descartado para el partido de mañana y sigue trabajando en su rehabilitación para poder jugar el partido contra San Pablo Burgos. El destino ha querido que el MoraBanc se acabe jugando el pase a semifinales contra el estimado Joan Peñarroya, el técnico del Burgos, que ayer ni ganó por muy poco el Valencia Basket. v