Volvemos. Vuelven los partidos, vuelve la vida al equipo después de tres semanas complicadas con 14 casos de Covid que han comportado confinamiento y gente enferma. No han sido días de pasar el virus asintomáticos porque la gran mayoría de los jugadores contagiados han estado enfermos y ahora retornan a la actividad con el alta médica pero con la incógnita de cuando tardarán en estar en las mejores condiciones para competir. El partido de Eurocup de mañana a las 20h contra el Telenet Giants Amberes es, por tanto, un pequeño enigma. Como lo es, al menos del todo, la composición total del equipo que estaba pendiente de algunas pruebas PCR y que al final quizá acabará estando (ironía) más al completo que ningún otro partido hasta ahora esta temporada. Lo que sí es seguro es que el partido se jugará porque el MoraBanc cuenta con, al menos, 8 jugadores que han pasado dos PCR negativas los últimos días tal y como pide la Eurocup por quien haya pasado el virus. A pesar de las muchas incógnitas que recoge la previa, quizás superiores a ninguna otra previa, el partido tiene trascendencia y es que si los hombres de Ibon Navarro quieren clasificarse para el Top16 saben que el partido contra Telenet no se debería escapar . Los belgas han perdido todos los partidos que han jugado hasta ahora en la Regular Season pero en muchos de ellos dando la cara hasta el último cuarto. Son peligrosos y, aunque muy complicadas, aún tienen opciones de clasificarse. Y todas las que tienen pasan por ganar en la Bombonera. Por lo tanto, la alegría de volver a jugar y recuperar la inercia habitual deberá relacionar rápidamente con la responsabilidad de jugar un partido importante. Además, el MoraBanc ha pasado un mal momento ahora pero puede ser perfectamente como una moto en dos meses y por eso hay que mantener todos los frentes abiertos.

«El partido es muy importante para nosotros y mañana tenemos que estar más unidos que nunca porque está claro que en las circunstancias que llegamos será difícil» afirmó David Jelínek en la rueda de prensa de esta tarde, aunque también ha añadido que «el ambiente es excelente desde que nos hemos vuelto a ver y hemos retomado el trabajo». El escolta checo cree que «mañana aunque nos cueste lucharemos seguro y daremos el máximo». Hoy también compareció el técnico Ibon Navarro que ha manifestado que «la situación es extraña después de tres semanas sin competir pero está claro que mañana tenemos un partido muy importante para nosotros». El técnico expuso que «la situación como llegamos deja claro que es un partido diferente pero estaremos con energía y con ganas de competir». Sobre la gran cantidad de contagiados que ha tenido el equipo, Ibon Navarro ha sido muy gráfico «sabemos que estamos ante una pandemia mundial y estamos viendo por televisión como mucha gente lo pasa mal e incluso hay muertos, a nosotros nos ha pegado fuerte la enfermedad pero somos unos privilegiados por poder volver a estar desarrollando nuestro trabajo con normalidad «.