Tyson Pérez tiene una rotura del ligamento peroneo astragalino y una rotura parcial del ligamento deltoideo del tobillo derecho. Su regreso a los terrenos de juego irá en función de la evolución de la lesión.