El MoraBanc Andorra se ha clasificado hoy para la final de la Liga Catalana derrotando al Baxi Manresa por 67-64 en un partido metalúrgico, de defensa, de intensidad y de saber sufrir encima de la pista. Ha habido poca licencia para el espectáculo y para el lucimiento y los dos equipos, desde los primeros minutos, han mostrado que las lentejas irían caras y quien se las llevara debería ser valiente más que guapo. Este es el resumen de un partido de poco acierto en el que la conclusión positiva desde el punto de vista tricolor, y no se debe menospreciar ni mucho menos, es haber conseguido sobreponerse a las muchas dificultades de la farragosa resistencia manresana y a la poca inspiración y haber sabido encontrar los mecanismos para ganar el partido y obtener el billete para la final. A todo esa sensación gris que ha acompañado el partido se debe añadir, obviamente, que es pretemporada y que los dos entrenadores han sometido sus rotaciones a mucho más estrés de lo que habrá en unas semanas. Esto restaba continuidad a los jugadores y aún más ha contribuido a espesar el partido. Nada que no sea totalmente habitual de las pretemporadas. Los de Ibon Navarro, y eso ya se flota entre tanta prueba, ya muestran que serán un equipo duro y que allí donde no llegue el talento llegará el trabajo y la capacidad de sacrificio.
Hoy el partido ha sido igualado los 40 minutos. Y los buenos momentos de cada equipo han sido pequeños paréntesis en la tónica de equilibrio y falta de acierto. La secuencia de los parciales no puede ser más clara. 9-4, 13-12, 17-19, 32-31, 38-39, 46-49, 56-50 y 67-64. Si acaso se puede decir que el tercer cuarto ha sido claramente manresano, para encontrar matices y que en el último el MoraBanc Andorra ha sabido trazar una línea y no dejar pasar más allá a los del Bages. Pero, insistiendo, en que es la búsqueda del matiz que la crónica indica un gran equilibrio. La prueba de que con 67-64 el partido ha estado a punto de ir a la prórroga para que el Baxi ha tenido dos triples que no han entrado. Todorovic ha anotado 12 puntos y ya fue el máximo anotador tricolor aunque el más valorado ha sido Senglin con 13 y 10 puntos. Llovet ha cogido 9 rebotes y Hannah ha dado 6 asistencias en otros detalles interesantes de la estadística. Un documento, donde hoy todos los jugadores salen con el mono de trabajo.

El miércoles a las 12, en el siempre impresionante olímpico de Badalona, ​​la gran final contra el Barça o contra el Joventut que están jugando ahora mismo.