Alegría? Toda y más. La victoria que hoy ha conseguido el MoraBanc Andorra por 69-65 contra Movistar Estudiantes ha sido luchada, sufrida, difícil y en un thriller de los que en más de una ocasión ha dado la espalda a los tricolores esta temporada. Pero esta vez la victoria se ha quedado en una BMB desatada y contagiada de la fe de los de Ibon Navarro en una recta final de partido para recordar. Estudiantes recogía, faltando 4 minutos, los frutos de un excelente último cuarto y de su capacidad para sobrevivir a las acometidas locales. Con 59-65 en el marcador las cosas pintaban magras y más de uno ya temía que se volviera a escapar un final ajustado después de haber ido muchos minutos por delante. Y lo que ha pasado ha sido exactamente lo contrario. Del 59-65 se ha pasado al 69-65 final. Un 10-0 final que se ha fundamentado sobre todo en defensa y en la fe de algunos jugadores personalizada hoy en Tyson Pérez con una pelota robada y un mate poniendo el 67-65 y volviendo literalmente locos a todos. Esta acción es un buen resumen de cómo se llega a diferenciar la derrota de la victoria en esta clase de situaciones. Si no vas, la derrota te atrapa. Si vas es posible que atrapes la victoria, no seguro pero posible. Los jugadores, después de un minuto de Ibon Navarro que ha resultado clave, han ido, y de qué manera. Y es que el MoraBanc hoy ha resuelto favorablemente uno de esos partidos que suelen hacer la diferencia a final de temporada. Por muchos motivos. El 10-0 final reafirma el carácter del equipo que está claro que es ganador pero, como ocurre siempre, ha podido tener altibajos de confianza según el momento. También es importante haber ganado hoy porque es el primer partido que ha jugado el equipo después de saber que no se repetirán los playoffs de la Eurocup de la temporada pasada. Y hablando estrictamente del juego es relevante que el equipo ligue ante su público un triunfo en un partido con un 37.5% de acierto en tiros de campo. Ha sido uno de esos duelos metalúrgicos, de picar hierro candente. Y por último el rival es un buen equipo, lleno de talento que está sufriendo y en zona de descenso pero que ya derrotó a Unicaja hace una semana y hoy ha ido de un pelo que no conquistara la BMB. Todo ello conecta con las primeras frases de esta crónica, alegría? Toda y más. La evolución del marcador ha sido 10-10, 23-14, 30-27, 41-36, 45-38, 55-49, 57-59 y 69-65. Hoy a nivel individual la gran noticia, aunque necesitará  aún más tiempo para encontrarse totalmente, ha sido el regreso dos meses después de Moussa Diagne. El mejor ha sido Tyson Pérez con 12 de valoración gracias a los 7 puntos y 8 rebotes que ha acreditado. Ha estado muy bien también Bandja Sy con 9 puntos y 4 rebotes, Massenat ha hecho 10 puntos, los mismos que Jelínek. La actividad no se detiene, para nada. El martes visita la BMB (20h) el Joventut de Badalona en Eurocup. Será el último partido europeo en días y aunque no tenga trascendencia clasificatoria habrá vivirlo con intensidad.