Sólido. Consistente. Una roca. Así es el MoraBanc Andorra postCovid y quien hoy ha sufrido las consecuencias es el Coosur Betis que ha caído en la Bombonera por 72-55 en un partido gris y no muy lucido para el espectador pero en el que ha vuelto a quedar claro , al igual que en los últimos compromisos, que quien quiera ganar a día de hoy a los tricolores tendrá que hacer un partido muy bueno. No es sencillo derrotar a un equipo que confía de este modo en sus virtudes y que las va desplegando todas a partir de una defensa tan efectiva como intensa. La victoria de los de Ibon Navarro es la tercera consecutiva en liga (si cuentas Eurocup la cuarta) y hoy ha llegado sin el concurso de uno de los mejores jugadores de la liga hasta ahora, Tyson Pérez. El ala-pívot se lesionó en un tobillo el sábado, no ha podido jugar y no parece que sea poco por desgracia. Una nueva prueba, un nuevo obstáculo que tendrá que saltar un vestuario que ya está totalmente acostumbrado. Esta serie de buenos resultados coloca el equipo, a pesar de las muchas historias y intrahistorias de la temporada hasta ahora, allí donde quería, en disposición de volver a protagonista en todas las competiciones. Y esto tiene un mérito extraordinario porque con todos los problemas que ha habido en la rifa para descarrilar el MoraBanc tenía la mayoría de las papeletas.

Hoy ha costado. Más quizás de lo que dice el marcador. La victoria no ha sido cómoda. El rival, con una leyenda como Joan Plaza debutante en el banquillo, ha planteado un partido largo y pesado y el MoraBanc, constante como siempre, ha sabido jugarlo. Ha faltado acierto en los primeros 17 minutos de partido y no ha habido fluidez, totalmente cierto. Pero cada vez que el Coosur Betis quería sacar rendimiento de su gran partido detrás se encontraba que las cosas iban muy igualadas. Dicho de otro modo, la sensación era que quien podía mantener este ritmo metalúrgico más rato era el MoraBanc. Y así ha sido. El break, después de mucho equilibrio, se ha hecho en la recta final de la primera parte, que ha acabado 36-28. El inicio del segundo tiempo ha sido totalmente tricolor y en estos momentos sí, a la capacidad de no dejar jugar al Betis se ha añadido también más acierto en ataque y más velocidad y verticalidad. Esto, con más control del rebote, ha dado como consecuencia un 55-35 en el tercer cuarto que ya ha sido una grieta demasiado grande por los andaluces. Los visitantes, y más con Plaza en el banquillo, han ido hasta el final y han podido reducir la ventaja hasta los 10 puntos en el último cuarto pero el MoraBanc se puede decir que ha controlado bien la situación. El mejor hoy, en valoración, ha sido Tunde con una contribución que describe la devoción del equipo: 16 de valoración con 6 puntos y 9 rebotes. El jugador más efervescente hoy, el que ha mostrado más talento en ataque es Oriol Paulí con 15 puntos. Buenas actuaciones también de Bandja Sy con 13 de valoración, de Palsson con 11 y de Llovet con 10. Senglin no ha sido el del jueves en Bilbao, y no pasa nada, pero ha hecho 12 puntos y algunas de las canastas más bonitas del partido .

La semana que comienza mañana es frenética en clave tricolor. Miércoles en casa el Lokomotiv Kuban Krasnodar, el viernes en casa el Casademont Zaragoza y domingo en Donosti el GBC. Terrible pero si el equipo sigue ganando igual no tanto …