La nostalgia se apodera de todo en días como hoy. La revisión de los últimos 10 meses, que parecen mucho pero que pasan volando llenará las próximas horas de la vida de los protagonistas. Pero, se mire como se mire, la temporada 2018/19 del MoraBanc Andorra ya es pasado y ha terminado sin poder ser redondeada con el playoff. Los tricolores han perdido hoy por 72-66 en la pista del Unicaja de Málaga en un partido que cierra la competición y que tiene la virtud de recoger buena parte de las virtudes y las carencias de un grupo que acaba décimo de la liga Endesa con 16 victorias y 18 derrotas. El equipo andorrano hoy ha sido aplicado y terco hasta la extenuación pero se ha visto penalizado en acciones clave por la falta de acierto en el lanzamiento triple (7-29) y por no haber podido poner algo de valor extra (un poco de magia) para completar el buen trabajo colectivo, en particular en defensa, que ha dejado un gran equipo como Unicaja en sólo 72 puntos. Y este sí pero no, o no pero sí, ha acompañado a un equipo que ha competido admirablemente a casi todas partes pero que hay que admitir que no ha sido capaz de traducir la buena actitud en pista con más victorias. Termina la temporada el MoraBanc Andorra con la sensación de que el equipo estaba perfectamente capacitado para jugar tanto playoff como copa pero la clasificación, como el algodón, no engaña y no será así. El premio hoy ha sido para Divina Seguros Joventut de Badalona, ​​Tecnyconta Zaragoza y Baxi Manresa. La suma de los méritos respecto estos equipos no es muy diferente pero han hecho un poco más. Y en el mundo del deporte profesional este poco cambia las cosas. Una décima o una pulgada marcan la frontera entre la alegría más desatada y la decepción. Es así y cuando los clubes van haciendo años acumulan emociones en un sentido y en otro. La excepcional Eurocup de los tricolores hace que el sabor en el paladar no sea totalmente amargo pero no se puede ocultar, que hoy el MoraBanc Andorra se pasará el día masticando limón y lamentando lo que hubiera podido pasar y no pasó. Pero como decíamos, con pocos o ningún reproche, hacia el esfuerzo de los jugadores, el partido de hoy es una nueva prueba.
Ha sido un partido igualado excepto los dos primeros cuartos. Hasta el minuto 12 ha dominado claramente el MoraBanc (al principio han entrado los triples) llegando a acumular una ventaja de 14 puntos, 17-31. En este momento, los locales han encadenado varias canastas de mérito, han cogido moral y han infringido un parcial de 23-2 los tricolores. Del 17-31 se ha pasado al 40-33. Los de Ibon Navarro parecían Groggy pero quien los vea así no les acaba de conocer. Para tumbar del todo este MoraBanc debes matar. Al descanso 40-38 y durante la segunda parte lucha constante con una brizna de esperanza en el 65-66, ya en la recta final del último cuarto. Ha habido muchas oportunidades, unas cuantas, pero no ha habido el acierto suficiente para ganar en una pista tan complicada como el Martin Carpena. El trabajo hoy ha sido muy coral si debemos buscar protagonistas. Moussa ha vuelto a ser el más valorado con 16 (8 puntos y 8 rebotes). Shurna ha hecho 13 puntos y también ha valorado 16.
En el vestuario, después del partido, muchas emociones y una revelación que se podía esperar pero que ha llegado justo después del partido. Andrew Albicy explicó públicamente que marcha dando las gracias a Andorra por cómo le ha ayudado a crecer.