Victoria trabajada del MoraBanc Andorra por 76-66 esta noche ante el Lietkabelis Penevezis lituano en un partido en el que ha quedado claro que los dos conjuntos sabían lo que había en juego. Y es que un triunfo permitía mantener todos los frentes abiertos pensando en el TOP16, sin ninguna garantía pero abiertos, y una derrota ya obliga a iniciar la segunda vuelta de la competición debiendo remar. Nada imposible para este Lietkabelis que hoy ha mostrado el talento esperado de la escuela lituana y un buen trabajo defensivo y en el rebote que ha complicado las cosas al MoraBanc. Cortar el árbol hoy para los de Ibon Navarro no ha sido sencillo y ha requerido de paciencia para esperar el buen momento de partido. Y cuando éste ha aparecido, ya dentro del tercer cuarto, la energía y la actividad defensiva de los tricolores han vuelto a ser protagonistas. La sensación es que el equipo, que poco a poco va recuperando los lesionados, está haciendo caja con algunas victorias que pasado un tiempo serán muy importantes cuando, con todos los recursos a disposición, el proyecto que lidera Ibon Navarro pueda mostrar en pista todo su potencial. Hoy hacía fresquito en la pista, la falta ya habitual de gente no se puede considerar un factor pero lo cierto es que durante la primera parte ha dado la sensación de que el equipo, tal y como se dice en argot ciclista, no rompía a sudar . Después de los dos primeros cuartos el marcador era 39-38 y lo era después de tener que apretar los dientes en la recta final por qué los visitantes habían marcado la pauta bastante rato. Mantener la paciencia para esperar el buen momento en el partido y equilibrar la lucha por el rebote han sido las principales correcciones de los tricolores y en el segundo tiempo la tendencia ha sido marcada siempre por el MoraBanc. La pista ha comenzado a hacer subida para los lituanos. 58-52 al fin del tercer cuarto y un 76-66 al final de los 40 minutos que no se puede considerar una noticia catastrófica para los visitantes porque poco antes las cosas estaban 76-59. El máximo anotador y termómetro hoy del equipo ha sido Tyson Pérez con 16 puntos y 3 rebotes. Sin embargo el más valorado en otra demostración de trabajo oscuro al servicio del equipo ha sido Tunde con 8 puntos y 9 rebotes para un redondo 18 de valoración. 16 de valoración para Palsson también con 9 puntos y 7 rebotes. El trabajo repartido y no encontrar hoy a Hannah entre los tres más influyentes es una buena noticia para el MoraBanc que aspira a generar cuantas más amenazas mejor.

Arranca bien, por lo tanto, la semana de tres partidos que continuará el jueves en la pista del Retabet Bilbao Basket y concluirá domingo, de nuevo a la BMB, contra Casademont Zaragoza.