La decimosexta victoria ya está aquí. Y de la mejor manera posible, ganando por 78-65 el Movistar Estudiantes y barriéndolo por momentos de la pista. Se coja por donde se coja la estadística los de Peñarroya han sido superiores y su victoria ha sido inapelable. No hay más lectura que el 101-48 final que sumaban los dos conjuntos a finales de los cuarenta minutos. El margen de dominio del MoraBanc ha sido incluso mayor de lo que indican los 13 puntos finales. Al descanso este registro era de 62 a 17 después de un segundo cuarto que no ha sido, por decirlo de alguna manera, terrenal. Los tricolores han destrozado los visitantes ofreciendo su mejor versión. Con acierto y juego variado en ataque y sobre todo con una defensa angustiosa que desfiguraba cada vez más el Estudiantes. De hecho los cimientos del triunfo hay que buscarlos en este segundo cuarto para enmarcar. Los primeros 10 minutos han acabado 20-19 y con la sensación de que el partido daría por mucho pero ha sido un espejismo. El segundo cuartos ha habido una apisonadora sin piedad y de marca MoraBanc Andorra.

En la reanudación, por momentos, pareció que Landesberg (no ha tenido su mejor día o no lo han dejado) podía guiar a los visitantes hacia una reacción y de hecho el marcador se ha ajustado hasta el 51-35. Pero una vez más la llamada al orden de Peñarroya desde el banquillo ha hecho que volviera la intensidad y el buen juego y las diferencias se han estabilizado en torno a los 20 puntos excepto la testimonial reacción final de los estudiantiles.

Ha vuelto a ser un triunfo de aquellos que gustan a Peñarroya, coral. Andrew Albicy ha sido pero el mejor con 11 puntos y 9 asistencias por un imperial 25 de valoración. Pero también hay que destacar los 17 puntos de Blazic, los 15 de Shurna, hablando de valoración o los 15 anotados por Landing sanas.

El próximo domingo test a la personalidad del equipo visitando la pista de un Bilbao que está pasando una racha muy negativa y que está inmerso en la lucha por el descenso.