Se acabó la Eurocup para el MoraBanc Andorra. El Alba de Berlín ha eliminado los de Ibon Navarro por dos victorias a cero en el playoff de semifinales, hoy en la Bombonera los alemanes han ganado por 81-87. Y el partido deja muchas sensaciones si se le intenta abrir en canal para el análisis. Por una parte los dos partidos dejan la sensación de que los tricolores han jugado con un rival muy bueno y que a pesar de dar todo lo que tenían no han podido ganar ninguno de los dos partidos. Desde este punto de vista la eliminación parece justa y probablemente los méritos de los de Aito sean superior y merezcan jugar la final con el Valencia, que también se ha deshecho 2-0 de Kazan. Pero por otra parte una revisión rápida de la estadística de hoy permite ver que el MoraBanc ha valorado más colectivamente que su rival, 85-83. Este punto ya genera dudas sobre si la superioridad alemana ha sido tan grande como ha podido parecer. Una zambullida aún mayor permite ver como hoy los de Ibon Navarro han vuelto a estar discutidos con los tiros libres con un 68% para un 24 de 35 que tal y como han ido las cosas ha pesado bastante. Si se continúa se puede apreciar que Ennis (6) y Shurna (4) que son dos de las piezas a quien se debe que el sueño europeo haya llegado tan lejos han llegado a esta eliminatoria muy lejos de su nivel habitual. Además, los visitantes han tenido mucho acierto en momentos muy importantes de partido con algunas canastas increíbles que al final, también han acabado siendo decisivas. O sea que sí, por un lado queda esa sensación de haber cedido ante un equipo mejor que, además, juega un baloncesto muy atractivo pero por otro la amargura se pasea por el paladar porque no ha faltado tanto por ser en la final.
No importa, ya es pasado. Es historia, la misma que excplicarà que el MoraBanc Andorra llegó a las semifinales de la Eurocup.
Yendo al partido la han dominado los de Aito que, pese a no jugar tanto cómodos como los tres primeros cuartos del primer partido, en contrapartida han sabido cómo detener los tricolores en defensa, Muchas manos y mucha actividad han provocado muchas pérdidas por parte local. Además, como hemos dicho, en los momentos decisivos han llegado canastas (algunas imposibles) de las que revientan un partido. Al descanso 42-51. Pero los inicios del tercer cuarto han sido totalmente locales y el marcador se ha llegado a dar la vuelta 54-53. La Bombonera estaba enloquecida, parecía posible el milagro. Pero por un lado el Alba ha vuelto a ser tanto cruel como en el segundo cuarto y el arbitraje ha llegado a descentrar los tricolores en algunos momentos. Y el dominio y la dinámica han vuelto a charlar alemán. Al final del tercer cuarto 62-73. Todo pintaba fatal. Y pasados ​​unos minutos del último cuarto parecía más o menos igual. Hasta que Albicy ha decidido que no había dicho la última palabra. El francés, faro, pilar y líder de este equipo ha anotado tres triples seguidos que han puesto el equipo a sólo dos puntos con dos minutos por jugar. Las últimas decisiones de unos y otros no han dado resultado positivo por MoraBanc y el partido se ha escapado, y con él el sueño de una final europea. Lo que no se puede negar es que la lucha del equipo ha llegado a emocionar al público que ha despedido al equipo con una gran ovación.
Hoy el mejor y más trascendente ha sido Andrew Albicy con 20 puntos y 6 asistencias. Lo más valorado del equipo ha sido Jerome Jordan con 23 gracias a los 17 puntos con 5 rebotes que ha acreditado.
Y el tema es que la pena no puede durar mucho. Más bien nada. Domingo visita la Bombonera a las 17h de la tarde del Herbalife Gran Canaria, que desde que ha llegado Pedro Martínez tiene otra cara.