0-2 y con dos derrotas por 16 puntos de diferencia, el MoraBanc Andorra está claro que no está donde quería después de dos partidos en esta fase final excepcional de la Liga Endesa en Valencia. La derrota de hoy por 88 a 104 con el Herbalife Gran Canaria puede estar sujeta a varias radiografías y todas acabarán pasando de una manera u otra por la situación del equipo que ha llegado a este torneo muy justo para las bajas en el juego interior. Pero, a pesar de ser un atenuante importante, las ausencias no pueden explicar por completo el muy mal inicio de partido de los de Ibon Navarro que se han visto desbordados por la intensidad del Gran Canaria. El partido comenzó con un 0-10 y durante el primer tiempo la diferencia ha llegado a estabilizarse en algunos minutos en torno a los 20 puntos. Al descanso 37-52. En el segundo cuarto y hasta el final, el equipo se ha puesto a remar pero siempre ha arrastrado la pesada piedra de este mal inicio. Tampoco sería justo dejar de comentar que la diferencia de faltas pitadas a uno y otro conjunto ha llegado a generar frustración entre los jugadores tricolores cuando han intentado equilibrar la balanza de juego físico que desde el inicio han impuesto los canarios. Al final del partido el Granca ha lanzado 35 tiros libres para 18 de MoraBanc. Pero aún así, la capacidad del equipo para creer que se podía revertir la situación se ha mantenido hasta el punto de ajustar las cosas y ponerse a sólo 4 puntos, 78-82 faltando 6 minutos para el final. Y, eso sí es cierto, desde este momento y hasta el final el parcial ha sido claramente para Gran Canaria con un 10-22. Y subrayamos este parcial final porque se parece mucho a lo que pasó contra Valencia hace dos días y termina afeando mucho el resultado final. Demasiado quizá para la lucha mostrada por el equipo. Otro apunte para resumir el partido. Herbalife ha jugado con habilidad y paciencia para subrayar su superioridad en el juego interior. Los de Katsikaris han ganado los tres partidos que han jugado contra el MoraBanc esta temporada.

Después de dos jornadas la situación no es buena pero es clara. Las opciones de semifinales son muy remotas y, en cambio, las opciones de intentar acabar con buen sabor de boca continúan completamente abiertas porque quedan tres partidos por jugar. El primero en dos días a las 21h30 contra Casademont Zaragoza. Los mejores jugadores hoy ha sido Hannah con 14 puntos, Jelinek y sendas han hecho 13.