Si esta noche o mañana se cruzan alguna persona con una de esas sonrisas estúpidas de felicidad no tenga ninguna duda de que esta noche ha estado en la Bombonera viendo como el MoraBanc Andorra derrotaba por 89-87 al Real Madrid. Los blancos llegaban líderes indiscutibles (y así se van por otro lado) y además habían ganado todos los partidos que habían jugado fuera de casa hasta hoy. Los de Laso estaban ofreciendo una imagen de solvencia que asustaba pero hoy no han podido con un MoraBanc Andorra de grandísimo nivel y con un público que ya empieza a hacerse un nombre entre los más influyentes de la liga. La Bombonera es mucha Bombonera y se puede decir bien alto y sin chauvinismo por qué el llenazo de hoy y la manera como se ha calentado la pista en el último cuarto convierten una victoria visitante en un hecho realmente complicado. Aunque te llames Real Madrid y que hayas llevado el ritmo del partido casi en todo momento. El Madrid dominaba por 67-77 ya en el último cuarto y cuando esto ocurre habitualmente la tostada suele caer de su lado. Pero agarrándose al partido como una garrapata los de Peñarroya han resistido y poco a poco han ido reduciendo la diferencia y en cuanto han tenido oportunidad se le han lanzado a la yugular a los de Laso. Y con una agresividad difícil de contener.
La victoria de hoy ha sido doblemente tricolor. Obviamente los colores de Andorra pero también por los de Francia. Landing Sanè, que apareció por Andorra como meritorio de buenas referencias, hoy ha hecho 24 puntos con 6 triples y 6 rebotes para un espectacular 30 de valoración. Y Andrew Albicy hoy ha sido más mágico qe nunca. 10 asistencias y 12 puntos por 19 de valoración. Remarcables en determinados momentos de partido los puntos de Jaime Fernández, que ha hecho 13 o los 7 rebotes de Moussa.
Para los visitantes el mejor fue Campazzo con 32 de valoración.
La evolución del marcador cada 5 minutos indica que hemos presenciado un partidazo lleno de alternativas.
13-6, 19-28, 34-39, 51-55, 63-57, 67-72, 75-80 y 89-87.
Un día redondo, una jornada preciosa, para recordar. Y la tercera victoria consecutiva por MoraBanc Andorra que el sábado recibe en la Bombonera el Divina Seguros Joventut de Badalona.