Zaragoza se ha levantado hoy con un día gris. Nublado. El sol no ha encontrado en toda la mañana ni una grieta para decorar la bonita capital aragonesa. Y esta grisura pareció contagiar MoraBanc Andorra, que ha perdido claramente en el Príncipe Felipe por 90-74. Poco que decir sobre los merecimientos del rival para adjudicarse la victoria. El Zaragoza ha hecho más pero una vez más, y no es la primera vez en partidos fuera de casa, queda el regusto amargo que el equipo cede teniendo más argumentos de los que pone en la pista. Esta vez no ha sido un tema de actitud, ha sido de acierto. En especial en el primer tiempo ha quedado claro que el MoraBanc veía la canasta muy pequeña. Y por muy buenas intenciones que pongas sobre el parqué, en baloncesto profesional, un equipo que no encuentra caminos para hacer daño al rival en ataque termina cediendo. Tardando más o menos tiempo, pero acaba cediendo. Estos partidos grises, al principio los locales también lo han sido, tienen siempre un click en el que se desbloquean a favor de uno de los dos rivales. Hoy también ha sido así.
Hasta tres minutos antes del descanso, los hombres de Peñarroya han estado dentro del partido a pesar de tener unos porcentajes horribles, en particular en el lanzamiento exterior. Y no sólo desde el perímetro, algunos tiros asequibles tampoco han entrado. Y por mucho que la defensa y las ganas estaban o debían estar, al final los errores conducen indefectiblemente a un punto de frustración. Y este break, usando un símil tenístico, ha llegado en la recta final del primer tiempo en que se ha pasado del 30-28 al 41-29. El resto del partido, los locales han visto canasta con facilidad y han gestionado bien este Reak llegando a rozar los 20 puntos en alguna ocasión. Lo cierto es que durante la segunda parte se ha esperado el punto rebelde qe tiene el MoraBanc Andorra 16/17 y que apareció, por ejemplo en la pista del Estudiantes, pero no ha ocurrido. Los tricolores, ante la atenta mirada del Cap del Govern Toni Martí en el palco, han sido un equipo sin pegada y demasiado plano para inquietar al Tecnyconta Zaragoza. Los locales, por su parte, han encontrado la tecla para no dejar jugar al equipo andorrano con la alegría habitual.
Gripe el ritmo, en cierto modo han propiciado que los de Peñarroya no jugaran a gusto y esta podría ser una de las causas del poco acierto en ataque.
El jugador andorrano con más valoración ha sido Stevic con 17 tras anotar 16 puntos y coger 5 rebotes. David Navarro y Beqa Burjanadze con 14 puntos o Andrew Albicy con 11 asistencias han tenido actuaciones individuales merecedoras de ser rescatadas.
Por parte local, a responsabilidad ha sido bastante repartida con Tomás Bellas haciendo un 20 de valoración con 10 asistencias.
Las consecuencias de una victoria en Zaragoza hubieran sido poner el equipo con un pie en la Copa del Rey. Las posibilidades ¡, a 4 partidos para el final de la primera vuelta siguen intactas pero deberá seguir remando y mucho a un calendario que contiene Unicaja de Málaga y Beria la BMB y Iberostar Tenerife y Real Madrid como salidas. El partido del día 27, martes a las 21h, contra Unicaja será el último del año. Una excelente oportunidad de decirle adiós al 2016 en la Bombonera con un partido con mucho en juego y ante un rival de primer nivel.