El BC MoraBanc Andorra ha sumado hoy la sexta victoria de la liga. La quinta en casa. Y otra vez en un partido decidido al final. Y otra vez ante un rival al que no se había ganado hasta ahora. Continúa la aventura en definitiva. El equipo andorrano ha derrotado por 91-87 el Rio Natura Monbús Obradoiro en un encuentro vibrante que ha transportado a los 4520 espectadores que había en la BMB encima de una auténtica montaña rusa de emociones por las muchas alternativas que ha habido en el marcador. La victoria, que mantiene en la zona noble de la clasificación a los tricolores, vuelve a mostrar la mejor versión de la filosofía de este equipo. No sólo se trata de someter a un equipo como el Obradoiro, que juega bastante lento, sino que además el triunfo llega anotando más de 91 puntos. Por otra parte, la fuerza del colectivo ha quedado más demostrada que nunca. Albicy 19 de valoración (13 asistencias!), Stevic y Walker 17 de valoración (10 y 16 puntos, máximo anotador del equipo), Shermadini 15 de valoración (11 puntos y 5 rebotes) y Thanasis Antetokounmpo (11 puntos). Y no han sido los únicos en aportar, todo el mundo ha puesto su grano de arena.
Las cosas no han arrancado bien. De hecho se podría decir que la bestia negra ha venido vestida de bestia negra. Los gallegos del siempre estratega Moncho Fernández han dominado los primeros 5 minutos, 9-12. Equilibrados e intensos han dejado claro que venían a hacer lo que siempre habían hecho aquí, guanyar.Però delante tenían este MoraBanc Andorra irreductible y descarado. Guiados por Albicy (6 asistencias en el primer cuarto) los hombres de Peñarroya han ido remando y remando hasta la vuelta al marcador y entrar en la recta final del cuarto dominante por un margen estrecho, 21-18.
Ambos equipos habían puesto sobre la mesa su discurso y se habían replicado con buenos argumentos.
Pero el segundo cuarto ha sido local. El repertorio de los de Peñarroya, amplio y variado, ha empezado a doler un Obradoiro que no podía seguir el ritmo. Y la cosa se ha ido estirando hasta un 45-29 que podía haber sido un punto de inflexión, pero no lo ha sido. Se ha quedado en un looping más d ela montaña rusa.
Al descanso 45-34 y con el público muy enfadado con la actuación arbitral que pareció privar a los locales de poder pegar la escapada buena.
El inicio del tercer cuarto ha bailado a ritmo de muñeira y la ha dictado el apóstol Santiago. Eso sí, desde los 6.75. Y en un santiamén, los visitantes ya habían dado la vuelta toda la ventaja andorrano: 51-53. Más manos, más defensa, todo costaba más. Pero este MoraBanc Andorra no se asusta. Nunca. Tampoco hoy.
Y poco a poco y volviendo al libreto de seguridad ha podido poner orden y llegar al final del tercer cuarto dominante por 65-58.
El último periodos ha sido más del Andorra que del Obradoiro pero siempre manteniendo el intercambio de golpes. Ninguno de los dos conjuntos ha jugado un partido perfecto, quizá por eso se han hecho tanto daño. Faltando 4 minutos el marcador estaba 80-69. Nada, un espejismo. Quedaban unos cuantos loopings. Faltando 56 segundos, las cosas estaban 86-84 y con un nudo en la garganta de todos los sufridos habitantes de la Bombonera.
Al final, el MoraBanc Andorra ha tenido un poco más, no mucho, pero suficiente para llevarse la victoria por 91-87.
Los dos próximos fines de semana, los tricolores ponen a prueba su magia en Madrid. Primero en Fuenlabrada y después visitante Estudiantes. Después, el día 11 de diciembre, el Barça será el rival en la BMB en un partido de alto voltaje tal y como están las cosas. Y es que las cosas están muy bien como están.