El MoraBanc Andorra se irá al parón por la Copa y por la ventana FIBA ​​con el regusto amargo de una derrota por 91-90 en la pista del Movistar Estudiantes en un partido que para el espectador ha sido un regalo. Alternativas, emoción, jugadas espectaculares y baloncesto de alto nivel. Resumiendo, un gran espectáculo. Y la victoria, promiscua siempre en estos escenarios ha flirteado al límite con los dos equipos haciéndoles pensar que los dos eran merecedores de su cariño. Pero la victoria (en baloncesto no hay empate) es siempre monógama y se lo ha quedado Estudiantes que no ha hecho más méritos que los tricolores pero menos tampoco. Y es que si John Shurna, que está haciendo una enorme temporada, hubiera anotado el último tiro de tres, la alegría hubiera cambiado de barrio automáticamente. Pero el lanzamiento, liberado, no ha entrado y las gradas del Wizink Center han sido una fiesta.

El guión del partido fue de intercambio de golpes. El talento se imponía a las defensas. El primer cuarto ha acabado 28-24 y al descanso Estudiantes dominaba 45-44. Pero es que por el camino ha habido algunas ventajas tricolores y alguna estirada local (24-16). Y la segunda parte ha sido vibrante de punta a punta. El tercer cuarto ha acabado con 65-68 a pesar de haber arrancado con 8 de renta local. Y el último periodo ha sido una locura. Los primeros minutos fueron totalmente del MoraBanc que en el momento culminante de su dominio ha llevado el marcador hasta el 73-81. Pero un partido así tenía todavía mucha metralla dentro. Saliendo de tiempo muerto, Estudiantes ha encadenado muchas jugadas de mérito ante un MoraBanc que justo en estos minutos ha flaqueado. Y se ha pasado del 73-81 al 87-81 con el Wizink Center desatado. Todo muy cuesta arriba para los tricolores pero no lo suficiente en este partido de grandes contrastes. De la mano de Vitali ha vuelto al partido y Shurna ha tenido la sentencia. O sea que han pasado tres millones de cosas pero el baloncesto tiene la maravillosa virtud de hacerlo descansar todo en un instante que puede ser salvación o guillotina. Los jugadores han repartido mucho el trabajo una vez más. Lo más valorado ha sido Walker con 18 gracias a 17 puntos, 4 rebotes y 3 asistencias. Dylan Ennis también ha hecho 17 puntos, Miki Vitali 14E Reggie Upshaw 12. En la estadística también destacan las 7 asistencias de Andrew Albicy y el gran partido de Rafa Luz que ha valorado 16 jugando sólo 11 minutos (6 puntos, 5 rebotes, 2 asistencias y 3 recuperaciones).

El MoraBanc se marcha al parón con una racha de 5 victorias en los últimos 7 partidos (y las dos derrotas por un punto y teniendo tiro para ganar).

Albicy (Francia), Luz (Brasil), Vitali (Italia) y Campara (Bosnia-Herzegovina) se van con sus selecciones nacionales. Cuando vuelvan, ellos y sus compañeros afrontarán el Real Madrid y el playoff Eurocup.