Victoria cargada de buenas noticias hoy para el MoraBanc Andorra. Por un lado, el intrínsecamente importante, se ha ganado por 14 puntos, 93-79, a un equipo repleto de talento y llamado a luchar por la Eurocup. Además el triunfo hace que el equipo lleve 5 partidos consecutivos ganando. Por otra parte, la victoria representa (aunque ya era oficial un ratito antes por la derrota del Maccabi Rishon LeZion) la clasificación del equipo para el Top16 y por la puerta grande. La única nota amarga de la noche es que el buen trabajo del equipo le ha llevado a un escenario que quizás no estaba en los planes de los pronósticos. Y es que los tricolores han estado a punto de girar el average contrario del partido de ida (87-72) con dos triples en las postrimerías de Jelínek pero una falta a dos segundos del final ha dado los italianos la posibilidad de ir el tiro libre y el sueño redondo no se ha acabado completando. Pero vaya noche. Una vez más los tricolores mostrando que cuando están con este nivel de deseo y de intensidad son un equipo realmente bueno. La prueba es que hoy Moussa no ha jugado y aún así la fuerza y ​​la energía han estado en los niveles que el senegalés suele defender como líder del equipo. La tecla que decía Paco Vázquez. Sea cual sea, parece que el equipo la ha encontrado y, como se dice en el jazz, se le debería decir a jugadores que la sigan apretando. Play it again team, no Sam en este caso. El MoraBanc es un equipo intenso, atrevido, que no duda de que sabe jugar duro si las circunstancias lo requieren. Y cuanto más duro y firme juega, más acertado está en ataque. La sangre circula en esta dirección por las venas del equipo. Hoy el choque ha sido de rachas. De noches y días bien contrastados dentro del mismo partido. 14-0 de salida para el MoraBanc pero pronto los italianos, de la mano de este extraordinario talento que es Teodosic, se han puesto 25-20. 27-22 al final del primer cuarto. Y 52-44 al descanso aunque los italianos ya iban avisando que cuando cogieran el buen momento serían muy peligrosos. Y ha pasado. La recta final del tercer cuarto ha sido absolutamente visitante. De hecho los de Djordjevic han llegado a dar la vuelta 66-69. Pero el último cuarto del MoraBanc ha sido espectacular. Sensacional. Una actuación coral que ha ido desmontando paulatinamente la mística de la Virtus hasta acabar ganando el partido muy claramente. E incluso, ante la alegría desatada del público, el equipo ha acabado con sensación agridulce por el tema del average. Gran detalle para explicar el apetito de jugadores y técnicos. El mejor hoy ha sido Frantz Massenat que valoró 25 y ha hecho 17 puntos. Bandja Sy también ha hecho 17 puntos y valoró 21. Clever Hannah ha repartido, ojo, 13 asistencias. David Jelínek ha hecho 16 puntos y valoró 15. Nacho con 12 de valoración y Tyson con 19 también han ayudado mucho.

El sábado por la noche toca visitar la siempre difícil pista del Obradoiro. Desde mañana ya tocará preparar el partido.