El sueño de ganar por primera vez en el Palau Blaugrana tendrá que esperar. Y visto lo visto hoy en el parqué para que se pueda producir deberían darse unas circunstancias muy diferentes porque el 94-70 de hoy explica claramente el dominio azulgrana de principio a final. Y es que el MoraBanc ha sido muy lejos aunque el partido no se puede comparar con el de la final de la liga catalana excepto, y tampoco es un punto insignificante, al clara ventaja de los de Pesic al terminar el partido. Hoy el Barça ha hecho fuera de la pista los tricolores con una auténtica exhibición de recursos de un equipo que es candidato al título y que en ausencia de ningún otro reto ha mostrado que está absolutamente centrado en el trabajo. Y delante del Barça hoy ha comparecido un MoraBanc decidido a ofrecer otra cara respecto al martes pero un poco por falta de acierto en el tiro exterior y un poco por impotencia ante la tormenta local las diferencias pronto han vuelto a ser contundentes. De hecho al final del primer cuarto las cosas estaban 21-12 tras un parcial de 21-3. Líneas defensivas muy arriba, actividad frenética y acierto en el triple impulsaban un Barça coral con Tomic de capitán general (acabó con 31 de valoración).

El final del segundo cuarto ha escrito el mejor momento tricolor y el descanso la diferencia estaba en 15 que eran muchos pero eran menos de los 24 de máxima, 47-32. Cuando el MoraBanc ha vuelto al parqué lo ha hecho convencido de que lo había posibilidades de dar guerra. Pero se han estrellado contra dos muros. El Barça y la falta de inspiración propia. Y de la suma de los dos ha llegado una sensación de impotencia que explica bien explícitamente la suma de los puntos de valoración de los dos conjuntos: 117-59.

El domingo llega una final para los de Peñarroya con la visita del Delteco GBC