La Escuela de valores del Bc MoraBanc Andorra organiza el próximo lunes una nueva charla bajo el enunciado: Juego Limpio, un deber, no una opción con el tennista profesional argentino Marco Trungelliti como gran protagonista. Trungelliti, que es residente en Andorra, es el 167 del ranking mundial ahora mismo y la semana pasada se proclamó campeón del torneo challenger ATP de Florencia. Su nivel deportivo, a pesar de ser alto y estando consolidado en el profesionalismo desde hace años (ahora tiene 29) no le catapultó a la fama en el curcuito ATP. Trungelliti es un símbolo de la defensa del juego limpio llevado hasta las últimas consecuencias.

El tenista argentino denunció los amaños de partidos de tenis en las categorías Challenger y Futures han sido el principal foco de preocupación en el mundo del tenis en los últimos años. Muchos tenistas se dejan caer en las garras de los apostadores con la intención de conseguir ingresos rápidos mientras otros han denunciado estas prácticas. Trungelliti mostró al medio argentino La Nación como una organización que se dedicaba a arreglar resultados de los partidos quiso comprarlo para que se dejara ganar. Los hechos tuvieron lugar en julio de 2015, cuando Trungelliti recibió un mensaje de un hombre que le ofrecía un patrocinador. Sin embargo, en la reunión que tuvo con dos hombres, estos le dijeron que se dedicaban a arreglar partidos y que, si se dejaba perder, podría percibir entre 2.000 y 3.000 dólares si era un partido de ITF Future, entre 5.000 y 10.000 si era de ATP Challenger y entre 50.000 y 100.000 dólares si el encuentro era de categoría ATP. Trungelliti explicó que el método consistía en recibir una llamada de un número oculto y facilitar un contacto que recibiría el dinero en efectivo. Días después de la conversación denunció ante la Unidad para la Integridad del Tenis (TIU) este intento de manipulación. El contenido de este correo decía: «Les escribo para que una persona me contactó para un tipo de patrocinio ‘. Nos reunimos para hablar del’ patrocinio ‘. Después de hablar con ellos entendí que me estaba diciendo que estaba en un negocio de apuestas. Obviamente me dijo que estuviera tranquilo pero no podía porque odio eso. no estoy seguro de qué hacer. me puede decir qué hago? Tengo su nombre, su teléfono y algunas cosas que me dijo » .

Las conversaciones entre los apostadores y Trungelliti continuaron los meses siguientes con tres mensajes y una nueva petición de reunión y Trungelliti denunció el miedo que tenía si se descubría este caso. Hasta que, en un momento determinado Trungelliti explica cómo la TIU descubrió el entramado. El descubrimiento supuso la suspensión por sanción de varios jugadores que luego sometieron Trungelliti a situaciones desagradables rozando el mobbing laboral cuando alguien divulgó que su testimonio había sido clave en la investigación. A pesar de esta complicada situación, Marco Trungelliti se mantuvo firme y hace poco, justo después de caer eliminado en primera ronda del US Open manifestaba que «prefiero estar muerto veinte mil veces antes que estar al lado de la corrupción».

Mariona Buxó i Sònia Bigordà (PsicoB), las psicólogas deportivas de la Esciuela de valores tambien participanan en el acto analizando la relevancia dle juego limpio.