El Bc MoraBanc Andorra encadena dos desplazamientos bien complicados a Gran Canaria y Bolonia para poner a prueba el buen momento del equipo y también para intentar conseguir ser más competitivos fuera de casa. Las tres victorias entre ACB y Eurocup conseguidas hasta ahora han llegado en la BMB y los dos veces que se ha jugado de visitante (Valencia y Mònaco) no sólo se ha perdido sino que se ha quedado muy lejos de competir al nivel que se quería. Por tanto, a pesar de la calidad de los rivales, este es el reto, ser fuera del calor de la BMB, un equipo igual de caliente y de intenso. Y fácil no será porque los dos rivales vuelven a ser espectaculares. El Herbalife Gran Canaria tiene una plantilla repleta de calidad con dos extricolors como Beqa Burjanadze y John Shurna que seguro que querrán hacer un buen partido ante sus amigos. Pero es que ellos, que son muy buenos, no son los únicos ni mucho menos. Oriol Paulí, Borousis o Beirán entre otros conforman un roster de lujo entrenado por un técnico de prestigio como Fotis Katsikaris. Por tanto, el partido del domingo a las 13h hora nuestra (Tv en directo en el 272 de la Fibra Andorra Telecom) se presenta apasionante y con un punto, como casi siempre, de cruce. Si el MoraBanc lograra ganar cogería fuerza y ​​embrenzida el sueño de la Copa, de lo contrario no pasaría nada y habría que seguir remando. Es uno de esos días con mucho que ganar. A pesar de tener mucho talento, lo que no tienen los canarios es muchas victorias porque sólo han ganado un partido y necesitan empezar a coger dinámica ganadora.

David Walker ha comparecido hoy ante los medios para explicar que «estamos en un buen momento pero visitamos la pista de un gran equipo que además juega sólo una competición y tiene mucho tiempo para preparar los partidos». Walker expuso que «habrá que seguir jugando duro y compartiendo el balón para ser competitivos e intentar ganar». Sobre Burjanadze y Shurna dijo que «tengo muchas ganas de verlos, son amigos míos».

El técnico ayudante David Eudal compareció también para dejar claro que «nos espera un partido muy difícil ante un equipo importante que no está teniendo buenos resultados, son muy peligrosos y aún más en su casa«. Eudal ha admitido que «el objetivo es conseguir jugar con intensidad el máximo tiempo posible aunque sabemos que es complicado». La duda del equipo continua siendo el pivot Dejan Musli.