Jugar con una herida abierta no es lo que recomendarían precisamente los médicos y es evidente que el MoraBanc Andorra jugará mañana a las 17h en partido de la jornada 24 de la Liga Endesa contra Herbalife Gran Canaria sin haber empezado ni a cicatrizar aunque la eliminación europea del viernes por la noche. De hecho, es que no haber cicatrizado es absolutamente normal que los dos partidos están separados por 42 horas de diferencia. Por lo tanto los hombres de Ibon Navarro deberán sacar fuerzas de donde sea para que el partido que jugarán mañana es auténticamente trascendente en la lucha por el playoff, o dicho de otro modo en la lucha por volver a jugar la Eurocup. El equipo andorrano debe rehacer, pasar página, cambiar el chip y encontrar el equilibrio entre responsabilidad y soltura necesaria para obtener la victoria. Y esta tarea titánica y seguramente poliédrica, el cuerpo técnico lo han de trabajar y encaminar pero depende mucho de los jugadores, de cómo cada uno sea capaz de reciclar las fuertes emociones de ayer y ponerlas a disposición inmediatamente por el siguiente reto.
En este caso la gran novedad del equipo es Landing Sanè, que llega en forma «estoy al 100%, jugué partido de liga viernes de la semana pasada por lo tanto puedo decir que estoy preparado para competir». El pívot francés, incorporado esta semana, ha dado hoy los medios de comunicación en la previa del partido. «Después de todo lo que pasó la temporada pasada haber podido volver es algo muy bueno para mí» ha afirmado el jugador francés, añadiendo que «me he encontrado un grupo unido y estoy seguro de que podremos hacer grandes cosas». Sobre el impacto de la eliminación europea, sanas afirmó que «quedó eliminado siempre es duro y más si eres capaz de llegar tan lejos pero somos todos profesionales y debemos ser capaces de pasar página y enfocarnos al 100% en la liga ACB «.
Por la parte del MoraBanc Andorra la previa del partido pasa por los factores enumerados y todos están bastante claros. La fatiga física y mental para la exigencia del playoff de Eurocup y el debut de Sanè como posible catalizador positivo para el equipo. La parte del rival es la que concede muy atractivo al partido, al tiempo que el complica. Herbalife Gran Canaria suma sólo 8 victorias hasta ahora en la liga y ha llegado a flirtear con los puestos de descenso esta temporada en un peaje claro por haber tenido que jugar una Euroliga que es tan bonita como seguramente cruel si no tienes arsenal para aguantar bien tieso en las dos competiciones. Pero este es el histórico de la temporada, el presente no dice precisamente eso. Pedro Martínez entrena el equipo desde hace dos semanas y se lo ha girado la cara completamente después de que los meses de Víctor García no consigue remontar el mal inicio de competición de Salva Maldonado. Por lo tanto los canarios pasan ya por el tercer entrenador de una temporada, no se puede negar, convulsa. Pero, y esto los convierte en muy peligrosos, llegan en el mejor momento hasta ahora. Habiendo ganado en casa del Tenerife y habiendo dado una paliza de 30 puntos a la ¡Olimpiakos en la Euroliga. Por el camino también ha habido una derrota de 30 en el Palau Blaugrana en un partido en el que, directamente, pareció que se reservaban para compromisos más importantes. Los canarios tienen un auténtico equipazo con jugadores en todas las posiciones y de una gran fuerza física. Bien lo pueden explicar los de Ibon Navarro que en la primera vuelta perdieron de 24 en el Gran Canaria Arena.
Es el primer partido en muchos días, meses, en el que los jugadores después tendrán 5 días seguidos para preparar el siguiente compromiso.