Si defiendes mejor, atacas mejor. Como todas las máximas de propósito absoluto, y más las que hacen referencia al deporte, tiene defensores y detractores pero hay que reconocer que en el caso del MoraBanc Andorra de esta temporada suele ser poco discutible que la cosa suele ir por ahí. Cuando los de Ibon Navarro son duros y defienden con intensidad el resto del juego del equipo suele fluir como una consecuencia. Y eso pasó ayer contra Casademont Zaragoza y esto se espera que pase mañana a las 18h30 contra el Real Madrid en partido de la J4 de la fase final de la Liga Endesa que se está jugando en Valencia. Repetir un partido como el de ayer no parece un sueño muy razonable por qué el rival es el Madrid que lleva dominando el baloncesto español y europeo en los últimos años. Pero en el libreto de los de Ibon Navarro estará, seguro, volver a poner en práctica las armas que identifican este MoraBanc Andorra 2019/20. Y luego habrá que ver hasta dónde se puede llegar para sorprender a los blancos que no es imposible pero es muy difícil y más aún sin los dos pivots titulares del equipo, Moussa y Musli. Eddy Tavares, que ya suele ser más alto que sus oponentes, mañana se enfrentará un equipo sin ningún jugador que se acerque a los 2:10. El equipo hoy se ha levantado más tarde por qué entre una cosa y otra ayer se terminó de cenar pasada la una de la madrugada y lo ha hecho con la sonrisa posterior a una victoria clara (y con récord de puntos histórico del club en ACB) pero también con las piernas cargadas, con golpes por aquí y por allá y con las facturas propias de un torneo que ya va por la cuarta jornada. Y en muy pocos días.

«Siempre es complicado sorprender al Madrid pero como se suele decir tenemos que intentar hacer nuestro mejor partido y que ellos no tengan uno bueno» afirma el técnico ayudante David Eudal, que añade que «por nuestra parte la victoria de anoche y como la conseguimos nos da un plus de ilusión por este partido contra el Madrid «. Eudal admite que «cuando el equipo está más intenso termina atacando mejor, esperamos poder mantener esta dinámica sabiendo que contra el Madrid será muy difícil porque es uno de los mejores equipos de Europa». El capitán Guille Colom también compareció hoy para exponer que el equipo «ayer estuvo más metido desde el primer momento y eso siempre ayuda después a acabar teniendo más acierto». Colom acepta que «sorprender al Madrid es muy difícil pero hay que intentarlo y ponerles el partido lo más difícil posible». El capitán del equipo cree que «lo que está haciendo Tunde tiene mucho mérito porque hace apenas una semana que está con nosotros, está haciendo muy buen trabajo y ayer llegó a valorar 22 siendo un recién llegado a la ACB».

El partido de mañana será especial para que el equipo jugará con una camiseta única que quiere homenajear a los pioneros del club convirtiendo el partido en uno de los actos importantes del arranque de la temporada del 50 aniversario del club.