Victoria importantísima hoy del Bc MoraBanc Andorra en la pista del Montakit Fuenlabrada (79-85). Importante por qué mantiene al equipo en la parte privilegiada de la clasificación, la de los equipos que aspiran a acabar la primera vuelta entre los 7 primeros para disputar la Copa del Rey. Una derrota no hubiera sido definitiva ni mucho menos pero hubiera descabalgado los tricolores de la pugna y más teniendo en cuenta que el siguiente desplazamiento queda lejos (es Valencia) por las ventanas FIBA ​​que se llevarán a 4 jugadores (Albicy, Luz, Vitali y Whitington). Demasiado tiempo para pensar si el último partido se ha perdido y, al contrario, todo el tiempo del mundo para saborear el buen momento del equipo que ha ganado 6 de los últimos 7 partidos que ha jugado entre Liga Endesa y Eurocup. Por lo tanto dejar las cosas bien encaradas hoy era un reto importante. Y el equipo lo ha superado con nota. Con solidez y madurez, la que hacía falta para ganar hoy, ni más ni menos. La pista del Montakit Fuenlabrada es muy complicada, siempre. La afición empuja muchísimo y el equipo del Ché Garcia es un bloque con mucho calidad que tiene arrebatos de buen juego en el que todo parece posible. Y así ha sido el partido, los de Ibon Navarro han merecido ganar gracias a una mejor gestión de la recta final del encuentro, en el que han demostrado tener más argumentos. Pero antes Fuenlabrada ha puesto las cosas muy difíciles guiado por un Paco Cruz que ha acabado anotando 19 puntos. O’Leary lleva 17 y Eyenga 12. Estos tres jugadores ha materializado el mando en el marcador de los locales, que han estado por delante buena parte del partido. 40-36 era el resultado al descanso con un MoraBanc impreciso que fallaba canastas fáciles y que parecía haber caído en la telaraña del Fuenla. Pero en el tercer cuarto, cuando más cerrado parecía el aro, ha decidido plantarse en el partido David Jelinek que estaba pasando desapercibido hasta ese momento. El checo ha hecho 10 puntos en muy poco tiempo. Y lo más importante, ha cambiado la dinámica. Aunque el Fuenla ha resistido y mucho, la tendencia ya ha hecho que el último cuarto arrancara diferente hasta que un triple de Shurna ha puesto la sentencia faltando 30 segundos. El máximo anotador fue Dylan Ennis con 18 pero Ibon Navarro estará contento viendo la estadística por cómo se ha vuelto a repartir el trabajo su equipo: Rafa Luz valoró 10, Moussa 13 y Albicy 11 pero asumiendo muy liderazgo al final, cuando más falta hacía.

Ahora pausa por la ventana FIBA, siguiente partido el día 8 de diciembre en la pista del Valencia.