El MoraBanc Andorra ha dicho adiós hoy la temporada con una derrota en la pista del Valencia Basket por 81-67. Los hombres de Peñarroya han plantado cara durante todo el partido y los locales sólo pudieron distanciarse en la recta final del encuentro. El partido registró buena parte de las virtudes y problemas del equipo en la segunda vuelta. Una actitud correcta y responsable mantiene el equipo con opciones durante buena parte del partido con arrebatos en que parece que todo será posible pero luego en los momentos claves falta esa chispa necesaria para resolver duelos igualados en una liga tan dura como la ACB. Más o menos eso, que se ha repetido muchas veces esta temporada, ha marcado el tramo decisivo del partido de hoy en la Fuente de San Luis. La combinación de resultados de la última jornada, con victorias de FIATC Joventut y CAI Zaragoza provoca que el MoraBanc Andorra caiga a la 14ª plaza de la Liga Endesa con 12 victorias y 22 derrotas, el mismo balance y clasificación que la temporada anterior.
El partido comenzó bien para los tricolores que han demostrado tenerlo bien preparado cortocircuitando el ataque naranja desde los primeros compases. El primer cuarto fue de dominio total del juego por parte de los de Peñarroya y ha dado la sensación que incluso el 11-16 que había en el marcador al término de los primeros 10 minutos no hacía justicia al comportamiento en pista de unos y otros.
Aunque no sea habitual, el MoraBanc ha hecho más juego que cestas en esta parte del partido en el que se le han escapado algunas situaciones claras.
Era de esperar que el potencial de los locales empezaría a sacar la cabeza en el segundo cuarto. Y así ha sido. Subiendo líneas defensivas, provocando pérdidas de balón y cargando fuerte el rebote ofensivo, los de Pedro Martínez bien han dado la vuelta al marcador y han incomodado mucho el ataque andorrano.
El primer tiempo terminó 38-32 (el parcial fue 27-16 para los locales) y ha ofrecido mucha información al equipo andorrano sobre el nivel de exigencia al que deberían llegar si querían ganar el partido.
El arranque de la segunda parte ha parecido enviar el mensaje de que los tricolores ponían la directa. Dos triples de Beto y una canasta de Bogdanovic (máximo anotador con 14 y mejor jugador del primer tiempo) han girado la tortilla. En muy poco tiempo, los de Peñarroya habían enseñado los dientes y mostraban ganas de muelas. Pero … esta segunda vuelta las situaciones así suelen tener un pero, Rafa Martínez se ha hecho con el control de las operaciones locales en este momento. La determinación del catalán ha llevado a su equipo a superar los momentos complicados. Shawn Jones ha sido el principal responsable de hacer flotar la nave andorranos ante las acometidas locales.
Un triple de Diot desde el centro de la pista, en el último segundo, puso el 59-53 con el que se llegaba a los últimos 10 minutos.
La constancia del equipo andorrano le ha llevado hasta el 65-60 con unos buenos minutos de Shermadini (13 de valoración con 12 puntos y 8 rebotes). En este momento ha tenido algunas situaciones para acercarse pero no ha tenido acierto y el Valencia no ha perdonado. Del 65-60 se ha pasado al 73-60. Y adiós al partido. Y a la temporada. Un ejercicio en el que no se puede negar que el equipo ha ido de más a menos pero donde tampoco se debe obviar que se ha logrado una permanencia holgada en la máxima categoría del baloncesto español.

El MoraBanc queda fuera de la lucha por el título que disputarán Fc Barcelona, ​​Real Madrid, Valencia, Laboral Kutxa, Gran Canaria, Unicaja de Málaga, UCAM Murcia y Montakit Fuenlabrada. La última jornada ha sido dramática en la lucha por el descenso de categoría. Finalmente ICL Manresa se ha salvado y la categoría la ha perdido Movistar Estudiantes que acompaña hacia LEB oro en Retabet Gipuzkoa, precisamente quien lo ha derrotado hoy.