Perder siempre duele. Venga como venga perder siempre deja una cicatriz. Algunas son más grandes que otras. El final de partido de hoy en la pista del Unicaja de Málaga, 87-86 para los locales es de los que en los minutos posteriores al encuentro hace muy mal. Y es que un partido tanto vibrante como el de hoy en el Carpena tiene muchos análisis. Las del dolor vienen de la impotencia que han generado varias decisiones arbitrales que en la recta final han tenido mucho color local (el MoraBanc es el equipo que recibe más faltas de la liga y hoy el contador final ha sido 27-17 para Unicaja) . Pero pasar sólo por los árbitros sería injusto porque los tricolores dominaban 40-48 al descanso y han llegado a acumular una ventaja de 19 puntos, 42-61, en el inicio del tercer cuarto. Los de Peñarroya no han encontrar los mecanismos para enfriar el partido en los momentos en que, como era de prever, un gran equipo como Unicaja. De la mano de un Salin espectacular que ha acabado con 29 de valoración y 26 puntos, el marcador se ha ido ajustando y se ha dado la vuelta, precisamente, coincidiendo con otro momento de protagonismo arbitral. Una antideportiva a Iverson con técnica a Blazic y triple posterior de Salin ha cambiado un 70-73 en 76-73. Desde aquel momento y hasta el final la iniciativa ha sido de los locales. Pero el MoraBanc ha mostrado hoy coraje y orgullo para caer con la cara bien alta. Guiados por un Albicy imperial (15 puntos y 7 asistencias para 21 de valoración) los de Peñarroya han llegado a poner 86-86 faltando 14 segundos. Mc Callum anotó uno de los de los dos libres que ha tenido por una falta que los árbitros han marcado Moussa. Con un segundo por jugar Jaime lo ha intentado pero ha sido bien defendido. El máximo anotador andorrano ha sido Walker con 17 puntos.

Un análisis más ponderado del partido permite ver cómo una vez más los tricolores ha sabido competir y llevar al límite un equipo de Euroliga. Y detrás del disgusto y de un final que puede remover un poco el estómago descansan varios argumentos de un peso incontestable. Los jugadores se han disgustado por la oportunidad perdida pero siguen estando clasificados por Playoff por el título, por otra parte ya esta hora (Herbalife Gran Canaria juega mañana) todavía hay posibilidades de acabar en todas las posiciones del 5 al 8 si se gana el próximo jueves el Valencia en casa. El partido será a las 20h30 y debe ser una despedida bien bonito de una liga regular para recordar.