El Bc MoraBanc Andorra ha perdido esta noche con el Monbús Obradoiro por 93-96 en un partido que se ha ido torciendo en el segundo tiempo después de haber sido dominado durante buena parte del partido por los tricolores. El partido estaba subrayado como relevante porque podía significar gran parte del pasaporte hacia los playoffs pero la Liga Endesa siempre avala en estas situaciones los que la describen como la mejor después de la NBA y Obradoiro ha demostrado porque estaba compitiendo tan bien como para perder tres partidos en la prórroga. Por tanto, la competición siempre te reserva alguna vez de este estilo y hoy, en el segundo tiempo, no se ha visto la mejor versión del MoraBanc Andorra y cuando esto pasa la victoria siempre se la lleva al otro. Aparte de esto, los gallegos han exhibido talento individual en momentos claves y han tejido su telaraña habitual con la paciencia suficiente para terminar atrapando los tricolores cuando han tenido la oportunidad. No se puede negar que la difícil Bombonera no se le da nada mal a Moncho Fernández, que ha ganado en tres de las 4 visitas que ha hecho. Por parte del MoraBanc en la parte de los errores, no se puede obviar la influencia que han tenido los 9 tiros libres fallados en el segundo tiempo. Para los puntos no sumados y también para la frustración y ansiedad que esto ha generado en los de Peñarroya, que hacía tres meses que no perdían un partido en casa.

El match ha tenido una primera parte que ha sido un festival ofensivo. Ha terminado 56-48 y ha tenido muchas acciones de mérito. El público se lo pasaba bien y las sensaciones eran que en algún momento llegaría la escapada buena y Obradoiro no la podría aguantar. Pero no ha sido así, al contrario. Durante bastantes minutos los 10 puntos parecían una frontera de control por MoraBanc pero no lo han sido. Al final no eran 20 o 25, eran 10, y cuando Obradoiro ha comenzado a defender mejor y acertar más en ataque, pronto se han terminado. Y los gallegos han jugado bien con los nervios locales y se llevaron una victoria ajustada pero no se puede decir que inmerecida.

Desde el punto de vista individual Jaime Fernández valoró 24 con 16 puntos y 4 asistencias y ha sido el mejor tricolor. David Walker hizo 18 puntos y Jaka Blazic 13. El verdugo visitante ha sido Matt Thomas con 30 puntos y 34 de valoración.

A pesar de la derrota, la jornada ha sido bonita con la emotiva recibida a David Navarro y el homenaje al descanso a los héroes del ascenso a liga EBA de la temporada 2004-05. Podía haber sido una noche redonda, pero se ha quedado en bonita para que estos dos momentos y el comportamiento de la afición al final han demostrado una vez más que esto sigue vivo y que los disgustos también se aprende.