Día grande. 4300 personas en la Bombonera. Pero día que requiere una crónica dual. Hubo magia, toda la esperada, pero al final el Real Madrid se llevó la victoria del Principado por 70-79. Rudy Fernández con tres triples consecutivos fue el verdugo de los hombres de Joan Peñarroya, que completaron una actuación remarcable.
«Nos ha faltado creérnoslo» manifestó Joan Peñarroya en rueda de prensa. La traducción de lo que dijo el técnico es lo que pasó en los dos minutos siguientes al 62-62 en el último cuarto. El equipo andorrano fue capaz de remar y remar durante todo el partido con el marcador en contra hasta empatar el partido a 62. Pero en este momento, a pesar de tener varias posesiones, no llegaron los canastas que dieran la vuelta al marcador. Esto propició la aparición final de Rudy Fernández.
Al descanso el marcador era 36-41 tras una primera mitad en la que lo mejor que se puede decir del equipo andorrano es que pudo soportar el arreón madridista sin que se desfigurara en exceso el marcador.
El tercer cuarto fue el más bonito y vivió la eclosión en el partido de Thomas Schreiner con tres triples. El Madrid se había marchado de 12 pero se le volvió a sujetar.
Al final, a pesar del ruido de locura que había en la BMB, los blancos fueron más fríos y se llevaron la victoria. El primero de los puertos de categoría especial que le vienen en casa al MoraBanc Andorra terminó con derrota. Los de Peñarroya recibirán el Barça en el siguiente partido en casa y el Unicaja a continuación.
El miércoles en Madrid, nuevo partido de liga en la pista del Movistar Estudiantes. Esto no para, por nadie, tampoco por MoraBanc Andorra que sigue 13º para que todos los rivales que iban por detrás también perdieron.