Y sí. Era posible. Ante la incredulidad de una BMB que ha presentado un aspecto formidable, el MoraBanc Andorra ha derrotado al Zaragoza por 72-59. Los hombres de Peñarroya han demostrado y se han demostrado a sí mismos que pueden ganar y dominar un partido jugado en casa.

No ha sido un partido loco y de final histérico como otros días en la Bombonera. El MoraBanc Andorra ha tenido una puesta en escena seria y intensa y se ha ido de 12 puntos (16-4). Buena defensa y las cosas muy claras guiaban en estos minutos al equipo andorrano. Esto y buenas respuestas individuales como la de Jawai que ha tenido un buen debut han resultado importantes en esos minutos.

En el segundo cuarto, la diferencia se ha estabilizado en los 10 puntos tras una tímida reacción de los aragoneses.

Después del segundo periodo el marcador era 33-23.

El tercero fue el de la reacción visitante, llegando a ajustar el marcador a un solo punto 46-45, pero no le han dado la vuelta. Y en ese momento con David Navarro y Georges Bogris de pilares, el juego del MoraBanc Andorra ha estado sólido, lo suficiente como para acabar el cuarto con nueve arriba 56-47.

El último cuarto ha mostrado un Zaragoza que quería y no podía ante la defensa andorrana. En ataque la personalidad de Navarro y la aparición de un Beto no demasiado acertado hasta el momento han sellado la victoria.

La segunda seguida. La que cierra un 2014 mágico. La previa a recibir a los grandes. La que demuestra que sí, era posible, ganar por más de 10 puntos en la BMB.