Hoy hace justo una semana de un día que quedará para siempre en la historia del club. El segundo partido del playoff de cuartos de final de la liga Endesa contra el Real Madrid, que acabó con victoria tricolor por 89-77. La euforia y la alegría del público y del equipo por haber podido hacer hincar la rodilla una superpotencia europea como el Madrid, con todo el equipo, y en el playoff ya forma parte de la historia del deporte andorrano con un lugar destacado. Pero la vida continúa. Bien lo sabe el MoraBanc Andorra que dos días más tarde, a pesar de hacer frente admirablemente, quedó eliminado al perder en la pista del Madrid por 95-84. Se cerraba así una temporada histórica en la que el equipo acababa 8º y en el que se había jugado también la Copa del Rey, la famosa copa del Campo Atrás.
Guille Colom y David Navarro están jugando los Juegos de los pequeños estados en San Marino, donde por cierto están teniendo un gran comportamiento competitivo. El resto de los jugadores han ido abandonando el país estos días dirigiéndose a sus países de origen buscando unas merecidas vacaciones.
En el bus de vuelta desde Madrid los jugadores quisieron dedicar unas palabras a los aficionados después de un año muy especial.
 
«Ha sido una temporada increíble, los aficionados siempre ha estado con nosotros, muchas gracias. Espero que nos veamos pronto «manifestaba el indiscutible jugador franquicia de esta temporada, el pívot georgiano Gio Shermadini. «Desde el fondo de mi corazón, gracias por el apoyo afición.
Desde ahora y para siempre Andorra tiene un lugar especial en mi corazón «afirmaba el base francés Andrew Albicy, uno de los jugadores favoritos de la afición.
David Jelínek no dudaba en afirmar que «la próxima temporada será igual o mejor!». El sueco Chris Czerapowicz encargaba de dar las «gracias a los fans, no he estado aquí toda la temporada pero me hecho sentir parte de todo esto, ha sido impresionante».
Uno de los que más ha levantado a la gente de sus sillas, el griego Thanasiks Antetokounmpo manifestaba a cámara que «la próxima temporada espero que si jugamos contra el Madrid lo eliminamos».
El joven y querido David Walker explicaba que «nuestros seguidores siempre nos han ayudado, en los buenos y malos momentos, ha sido un lugar espectacular para mi temporada de rookie. Somos un país». Casi emocionado, Thomas Schreiner decía que «gracias, por todo, gracias afición». Ha tenido una recta final difícil por un problema en la rodilla pero Beqa Burjanadze ha ganado los seguidores con su talento y su lucha «los aficionados nos han dado siempre la motivación que necesitábamos».
El discreto Ssssscchhttt … Stevic, ponía el orgullo en juego, «estoy agradecido y orgulloso de lo que hemos conseguido juntos, afición y equipo».
Momento para saborear todo lo que ha pasado los últimos meses y `para empezar a pensar ya en la siguiente temporada por un Morabanc Andorra que termina el ejercicio con una sonrisa de oreja a oreja.