Derrota bipolar ayer en la BMB. Por una parte dura porque se escapó una victoria que casi ya se tocaba con las manos y a la vez con un punto de sabor positivo porque el equipo supo reencontrar su mejor versión y estuvo a punto de tumbar al líder de la liga Endesa.

El MoraBanc Andorra perdió ayer por 74-77 con el Unicaja de Málaga en otro de esos partidos montaña rusa que esta temporada ya ha mostrado a los sufridos y ayer de nuevo activos espectadores de la Bombonera. La diferencia con otros días en que el partido se escapó en los últimos segundos es que la actuación arbitral fue muy discutida. El técnico del MoraBanc Andorra, Joanm Peñarroya, dijo refiriéndose a la última jugada del partido en que el equipo andorrano buscaba la prórroga «que no era falta, era penalti».

El encuentro comenzó con los andaluces adquiriendo rápidamente ventaja 4-14. Costaba, al igual que otros días hacer canasta. Pero el guión de otros partidos se volvió a repetir y un rato de mucha intensidad local dejó el marcador en 17-16 al final del primer cuarto. La reanudación dejó claro que el tempo lo marcarían los visitantes. Y así fue a pesar de la buena réplica del MoraBanc. El primer tiempo terminaba con 33-38.

El tercer cuarto Granger se hizo con el mando de las operaciones por parte del Unicaja, ayudado por la aportación de Ryan Toolson que anotó 4 triples y de Thomas que acabó con 16 puntos. Pero desde los 6,75, en una racha pletórica, llegó la reacción de los hombres de Peñarroya que consiguieron dejar las cosas igualadas con sólo dos puntos abajo. 58-60.

La recta final comenzó con muchas decisiones controvertidas de los árbitros que levantaron mucha polémica. Una técnica en Peñarroya generó por una parte que marcha de 10 Unicaja pero justo después una gran reacción del MoraBanc Andorra. Y así y sva entrar en la fase de resolución del encuentro. Faltando menos de dos minutos el equipo andorrano dominaba 74-73 y ya no anotó ninguno más punto. La última jugada, el triple de David Navarro, no entró y las imágenes muestran que los árbitros no estuvieron muy finos. Sea como sea, quinta derota consecutiuva pero con la sensación de que siguiendo este camino las victorias llegarán pronto. Kaloyan Ivanov fue el mejor hombre de los andorranos con 23 de valoración.

El próximo domingo a las 12, nuevo partido en la pista del Bilbao Basket.